Sí, numerosos estudios científicos se han fijado en las beneficiosas cualidades del Yoga :

 Yoga y actividad cerebral

Practicando 20 minutos de Hatha Yoga al día aumentamos  nuestra capacidad cognitiva y nuestra memoria. En un estudio de la Universidad de Illinois, se analizaron dos grupos, uno practicaba 20 minutos de Yoga al día y otro grupo  practicaba Aerobic 20 minutos al día. Aquellos que ejercitaron  Yoga aumentaron su la concentración, comprendiendo la información más rápido y memorizaron de forma  más exacta que el otro grupo.

 Yoga y estrés

En la Universidad de UCLA, se hizo un estudio con asistentes de personas con Alzheimer realizando unas prácticas de un tipo de Yoga basado en cantos de determinadas melodías tradicionales, frente a otro grupo que escuchaba música instrumental. Se realizó 12 minutos al día durante 8 semanas.

El grupo de Yoga redujo  la actividad de proteínas inflamatorias activas en el Alzheimer y también una de las formas de los precursores del estrés.

 Yoga y capacidad pulmonar

Un  estudio de la Universidad de Bale State, reveló que la práctica de hatha yoga a lo largo de 15 semanas aumenta la capacidad pulmonar.

Yoga y sexualidad

Un estudio  de la Universidad de Harvard señaló que el Yoga incrementa el deseo sexual, los orgasmos y el placer en las mujeres. Las mujeres del estudio (todas con vida sexual activa). Con la practica de asanas que ayudan a controlar los músculos abdominales y pélvicos, el tono muscular, la digestión y las articulaciones.  Midiendo el deseo, la estimulación, la lubricación, la intensidad de orgasmo, el dolor y  satisfacción general. El 75% de las participantes se declaraban más satisfechas de su vida sexual tras el estudio, fundamentalmente las mayores de 45 años.

Yoga reduce el dolor crónico de cuello y la zona lumbar

Un estudio alemán que fue publicado por Journal of Pain, llegó a la conclusión de que la práctica de Iyengar Yoga durante 4 semanas reduce el dolor en las zonas cervical y lumbar, lo que se justificó por que el yoga tonifica la musculatura y libera la tensión muscular. Además de que se produce relajación y se modifica la percepción neurológica del dolor.

Tanto la ciencia como la tradición y experincias milenarias nos demuestran que el Yoga es una actividad de altamente beneficioso para nuestra mente, cuerpo y espíritu.